Abeto

Género - Planta | Familia - Pináceas | Publicado - Diciembre de 2019

Abeto, plantas, árboles, naturaleza salvaje 1

Los abetos son unos árboles del género Abies, pertenecen a la familia de las pináceas, dentro de las coníferas, existen 55 tipos de abetos conocidos, y 22 especies secundarias de las anteriores.

Crecen generalmente en bosques de coníferas de Europa, Norteamérica y Asia, su altura puede variar entre los 10 y los 80 metros. Los abetos se distinguen de otros miembros de la familia de los pinos, por sus hojas en forma de aguja y por sus frutos, que son conos de entre 5 y 25 centímetros de largo, estos a diferencia de las piñas de los pinos se descomponen y sueltan sus piñones es vez de madurar y dejar caer la piña entera.

Los abetos se encuentran emparentados con los cedros, para identificar los diferentes tipos de abeto hay que fijarse en el tamaño y la disposición de sus hojas o de si las brácteas son extendidas y largas o escondidas y cortas dentro del cono.

Abeto, plantas, árboles, naturaleza salvaje 2

El abeto se caracteriza por tener la corteza de color gris claro con grietas más oscuras y de poca profundidad, sus hojas son de color verde oscuro, con bandas blancas en ambas caras, sus piñas son grandes, lisas y se sitúan en la parte superior de su copa.

La gran mayoría de los abetos empieza a echar sus semillas a partir de los 30 años de edad, pero hay algunos tipos de ellos, como en el abeto negro que comienza a los 10 años o el abeto blanco que comienza a echarlas a los 4 años. Los abetos producen conos semiresinosos que van dispersando sus semillas en varios años, las primeras en el primer año que oscila entre el 50% de dichas semillas, el resto las irá soltando en los siguientes 4 años.

El hábitat natural de los abetos se encuentra situado en el sur y en la zona central de Europa, en Norteamérica o en la mayoría de Asia oriental y central, en bosques de coníferas. También podemos encontrar alguna de sus especies en el Rif marroquí.

Abeto, plantas, árboles, naturaleza salvaje 3

El abeto necesita unas condiciones de temperatura que no sean muy extremas, con veranos medianamente frescos e inviernos fríos, en la época de primavera necesita de bastantes precipitaciones y abundantes nieblas en otoño, para gozar de una cierta humedad todo el año. Crecen tanto en terrenos con suelos calizos como peridotidas.

Plantas Árboles